RSS

La temperatura del vino

14 May

Tenemos que saber, antes de nada que, en ningún caso la temperatura del vino debe ser superior a 18º. Esto es independientemente del tipo de vino, incluso si es muy añejo. Tened en cuenta que el primer factor del vino que tenemos que observar antes de servirlo es su temperatura.

La temperatura del vino es algo muy importante para que podamos apreciar todas sus virtudes. Un mismo vino varía totalmente su percepción sensorial cuando es servido a temperaturas diferentes, por ejemplo, un vino tinto:

A 23ºC – Parecerá ardiente por la mayor volatización de su alcohol.
A 18ºC – Lo percibiremos más suave y fluido.
A 9ºC – Su capacidad olfativa disminuirá, mientras la presencia de su cuerpo será excesiva.

El calor aumenta la acidez del vino y el frío aumenta la astringencia (sensación de sequedad y aspereza). Por este motivo, los vinos rosados y blancos, que son menos astringentes, en general son servidos frescos para disminuir su acidez y hacerlo refrescante y agradable, gracias a la mayor percepción de sus componentes frutales. Pero cuidado con un exceso de frío (en cualquier vino) ya que disminuiría su intensidad olfativa.

Conviene tener en cuenta que, una vez servido el vino, será más fácil calentar un vino excesivamente frío que enfriar un vino con exceso de temperatura.

Como norma general, los vinos rosados y blancos se sirven más fríos que los tintos, sin embargo, la amplia variedad de tipos de vinos hace que la escala de temperaturas sea más optativa. Aquí tenéis algunos ejemplos de temperatura ideal:

Licores secos: 5-8ºC
Dulces: 6-8ºC
Manzanillas / Finos: 6-7ºC
Champagne / Cava: 6-8ºC
Blancos jóvenes: 7-10ºC
Blancos crianza: 8-11ºC
Rosados: 7-10ºC
Tintos jóvenes: 11-14ºC
Tintos reserva: 16-18ºC

Curioso: El tópico de la “Temperatura ambiente”.

Esta expresión es muy antigua, utilizada habitualmente por nuestros antepasados, sobre todo en zonas frías de Europa. Cuando se reunían en estancias de castillos, mientras el vino se guardaba frecuentemente en frías bodegas, era necesario adaptar la temperatura del vino a la “temperatura ambiente” de la estancia, unas horas antes. Hoy, esta expresión está fuera de lugar.

 
Deja un comentario

Publicado por en mayo 14, 2012 en Tips Varios

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: